«

»

dic 08

MAMÁ, ¿ a que hora me toca ser niño?

Mamá, ¿a qué hora me toca ser niño?

Multitud de adultos acaban cuando termina su jornada laboral, y no llevan tarea para casa. No es el caso de nuestros hijos/as, estudiantes pero, al fin y al cabo, NIÑOS.
Somos conscientes de la necesidad de realizar deberes en casa y de estudiar, del sacrificio y del esfuerzo, pero …
¿pasar toda la tarde hasta la noche delante de los libros y los cuadernos?
¿Cuántas veces nuestros hijos/as han comenzado después de comer con los deberes y se han levantado cuando sólo les queda tiempo para la ducha y la cena?
¿Cuándo estudian? Y si tienen que hacerlo,
¿exámenes de 3 temas que les obliga a estar permanentemente delante de los libros?
¿Es posible llevar así las asignaturas al día?
Dedicar más horas no tiene porqué suponer dedicarlas mejor.
España es el cuarto país del mundo y primero de Europa donde más horas se trabajan al año (1). Más tarde, comprobamos que el rendimiento no es mejor que el de otros muchos países. ¿Por qué? Porque la productividad es nefasta.
Y parece ser que eso mismo aplicamos a los niños.
Nuestros hijos/as dedican a clases, deberes y estudio, al día, aproximadamente el siguiente tiempo:
Horas de clase en el IES (por la mañana): 6:00 horas (y 30’ de recreo)
Media de deberes (por la tarde): 2:30 horas (incluso 3:00)
Media de estudio (por la tarde): 1:30 horas

Total: 10:00 horas/día (o más)

¡¡¡ 10 horas diarias para un escolar de entre 12 y 16 años de edad !!! Y AÚN MÁS CUANDO ES ÉPOCA DE EXÁMENES.

10 horas/día x 5 días a la semana = 50 horas/semana
50 horas/semana + trabajo del fin de semana = más de 50 horas/semana
Algunos trabajos de adultos ocupan este tiempo:
Funcionarios (maestro, profesor, otros …) = 37,5 horas/semana
Otros trabajos = 40,0 horas/semana
Por tanto, “un niño trabajaría más que muchos adultos”.

Muchos deberes para casa es dejarse llevar por una costumbre, una tradición, y creemos que es una pedagogía errónea. Así es imposible llevar los estudios al día. El niño pierde un derecho fundamental: EL DERECHO A SER NIÑO y acaba renunciando a otras actividades, tales como pasear, practicar actividad física, jugar con los amigos, etc. porque no tiene tiempo, cuando el día tiene, para todos, 24 horas.
Por consiguiente, NO FALTA TIEMPO, LO QUE SOBRAN SON EL NÚMERO EXCESIVO DE TAREAS QUE REALIZA.
1https://porantonomasia.wordpress.com/2010/01/14/espana-es-el-cuarto-pais-del-mundo-donde-mas-horas-se-trabajan-al-ano-y-el-primero-de-europa/
¿Cuál es el objetivo de los deberes para casa?
Acabar lo que no da tiempo en clase.
Prepararse mejor.
Organizarse mejor para un futuro exigente.
Por todo ello, cada vez les exigimos más a los niños y niñas, y no están preparados para esto. Los tratamos como adultos y no lo son. Lo mismo ocurre con esos padres que tienen a sus hijos ocupados todas las tardes con demasiadas actividades. Así, las consecuencias son predecibles:
Rechazo al estudio.
Fracaso escolar.
Abandono escolar.
Pierden el disfrutar de miles de aprendizajes que le esperan.
La vida sedentaria supone, en multitud de ocasiones, problemas de sobrepeso y obesidad.
¿Saben cuál es el estado en que se encuentra un niño/a cuando dice que va a abandonar los estudios porque no puede seguir el ritmo impuesto?
¿Qué objetivo tienen exámenes de 3 temas?
¿Y por qué a otros niños del mismo nivel se le hacen de tema en tema?
No tienen ni tiempo de practicar ejercicio físico e incluso se borran de Escuelas Deportivas, de Clubes deportivos o de actividades dirigidas porque no pueden asistir.

No valoramos el problema que tenemos ante nuestros ojos:
La depresión infantil.
El sobrepeso y la obesidad.
El fracaso escolar.
Padres a los que les faltan conocimientos para ayudar a sus hijos con los deberes.
Conflictos en la relación padres/hijos cada tarde motivados por las tareas escolares, lo que implica un distanciamiento entre ambos.
Los niños son niños y tienen que hacer cosas de niños: salir, pasear, jugar, practicar deporte, etc.

¿Nuestros hijos disfrutan aprendiendo?
Deberes sí, pero no necesariamente los tradicionales. Y, por supuesto, no tanta tarea para casa ni tantas horas de estudio.
¿Cuántas horas dedican los padres para ayudar a sus hijos con los deberes?
¿Y cuántos euros invierten en clases de apoyo (clases particulares) para sus hijos, donde se hace la tarea?
Distintos programas educativos fomentan tareas de aprendizaje que motiven a investigar, a aprender, a mejorar la creatividad, etc. Entonces,
¿de qué manera ocupan su tiempo libre?
¿Cuáles serían los deberes aconsejables?
Un niño debe jugar, experimentar, crear, pensar, leer, etc. (competencias).
La calidad de un profesor no es directamente proporcional a la cantidad de deberes que mande (no es mejor maestro o profesor aquél que mande más deberes al igual que no es peor aquél que mande menos tarea para casa).
¿Por qué avanzar cuando los escolares tienen dudas?
¿Por qué dar todo el temario?
¿Por qué dar todo el tema y no nos ceñimos a lo más importante?
Nos seguimos centrando primordialmente en los contenidos cuando más del 60 % de éstos se pierden de un curso a otro.
El profesoradotiene la oportunidad de cambiar la tactica, dando un nuevo sentido al trabajo en casa. ¿Cuál sería, entonces, el objetivo? Buscar el interés por aprender, aplicar las enseñanzas demandando la práctica en el escolar. Así se consigue un buen aprendizaje.
Una buena pedagogía es aquélla que proporciona al escolar las herramientas necesarias para que, junto con la experiencia vivida por el niño/a, éste llegue al concepto. Lo vivido, lo experimentado, queda retenido por más tiempo y es más fácil de aprender.
En Finlandia no llevan deberes para casa. A cambio, en sus hogares, tienen las herramientas necesarias para seguir aprendiendo en base a sus intereses y capacidades.
¿Se puede hacer eso mismo en nuestro país? Creemos que sí. Por hacer un símil, en vez de que un maestro del Primer Ciclo de Primaria mande todos los días una hoja de cuentas de sumar para casa, podría pedir a los niños que jueguen al parchís o a la oca con la condición de que tienen que sumar de memoria. O en vez de sólo mandar memorizar textos (que luego puede que se olviden), que jueguen al Memory. O para desarrollar la lógica y el razonamiento con adolescentes, jugar al Mastermind. O para la mejora del lenguaje … el Scrabble. Lo que queremos decir es que deben ir más encaminados hacia lo práctico, hacia la aplicación de lo que aprenden (ése es precisamente el sentido de las competencias). Nuestra percepción es que son demasiadas tareas escolares, de que están centradas más en la cantidad que en la calidad. Y de que nuestros hijos/as se pasan demasiado tiempo delante de los libros y de los cuadernos.
La socialización también se podría mejorar al jugar directamente con los amigos y no recurriendo a un aparato electrónico. Y, por supuesto, se mejoraría cuando pueden dedicar parte de la tarde a hacer lo que tienen que hacer: SER NIÑOS Y JUGAR JUNTOS. Recordemos que tienen entre 12 y 16 años.
Como consecuencia de todo lo anterior, proponemos una serie de alternativas:
No mandar cada profesor muchos deberes para casa.
Que se mande sólo la tarea que se vaya a corregir. Por ejemplo, no mandar 15 ejercicios y corregir 5 o sólo las actividades que se supone que los escolares tengan dudas.
Dedicar tiempo de clase a hacer ejercicios (tarea).
Buscar otras alternativas a los deberes tradicionales.
No hacer exámenes de tantos temas a la vez, sino de uno en uno o de dos en dos.

Un maestro dijo una vez que …
“UN NIÑO NO ES UN ADULTO PEQUEÑO SINO UNA PERSONA EN CRECIMIENTO Y DESARROLLO”.

Como padres y madres, nos gustaría disfrutar de nuestros hijos, al igual que a ellos les gustaría disfrutar de más tarde libre para poder dedicarse, también, a lo que tienen que hacer: SER NIÑOS.

Rafael Suarez

1 comentario

  1. RAFAEL SUÁREZ RIVERA

    ME REITERO EN TODO LO QUE HE ESCRITO. CADA VEZ QUE LO LEO LO TENGO MÁS CLARO. YA ESTÁ BIEN DE PASARSE CON LAS ACTIVIDADES. ¿CÓMO SE PUEDE PREPARAR UN EXAMEN CUANDO TIENES CASI TODO TU TIEMPO OCUPADO? Conozco también otros casos (no en nuestro instituto, que yo sepa) de alumnos/as que tienen que copiar todo el tema por escrito “para que se les quede mejor, como método para retener la información”. ¿Se ha preguntado el profesor/a cuánto tiempo hay que dedicar para escribir todo un tema? ¿No es mejor repasar en casa lo que han dado por la mañana? ¿Por qué no insistir más y mejor en lo importante del tema? Ya está bien, creo que algunos se pasan.
    RAFAEL SUÁREZ RIVERA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Featuring WPMU Bloglist Widget by YD WordPress Developer